Las Orquídeas y la Gran Pregunta

Esta mañana decidí iniciar mi blog. No es una idea nueva, lleva tal vez unos tres años paseándose por mi mente. Finalmente, hoy cuando baje las escaleras de mi casa y me encontré frente a frente con mi orquídea florecida, supe que era el día para empezar el blog. La flor en la orquídea no fue por supuesto una sorpresa, llevaba más de un mes esperando este momento desde que divise por primera vez la tímida varita que surgía de entre sus hojas.

Al ver la flor, no pude más que pensar en uno de mis libros infantiles favoritos “La Gran Pregunta” de Wolf Erlbruch, donde diferentes personajes desde un soldado hasta un pato responden a la Gran Pregunta de ¿Para qué estás aquí en la tierra? Y recordé como en el libro viene también la respuesta del jardinero, que hasta el día de hoy no me había detenido mucho a pensar en ella. Con toda sencillez, el jardinero dice: “Para aprender a tener paciencia.”

ImageImage

Desde que llegue a vivir a El Paso, TX, hace dos años, empecé a comprar orquídeas florecidas simplemente porque me encanta la presencia de estas flores en mi casa. Y aunque había logrado que alguna de las plantas floreciera de nuevo en la misma varita, esta es la primera vez que soy testigo de todo el proceso desde que empieza el brote de la vara que sostendrá las flores. Es en si el primer florecimiento que siento como mío. Absurdo sentimiento, tal vez, puesto que mi única parte en ello ha sido el de buscar la luz adecuada y no regar de más o de menos la planta. Todo lo demás es en si el milagro de la vida, el milagro de una planta, el milagro de una orquídea.

Esta orquídea me ha enseñado más de lo que se imagina. La emoción al divisar el brote por primera vez. Saber lo que ese brote significa y saber que habrá que pasar mucho tiempo para poder presenciar las flores. Confiar en que hay un plan maestro que aunque no lo podamos contemplar de momento, de igual forma se está llevando a cabo. Entender como dice el jardinero que hay que aprender a tener paciencia.

La paciencia, tan importante y necesaria en nuestras vidas, yo la había entendido como un poder soportar el tener que esperar a que algo suceda. El poder aguantar, tal vez, los comportamientos que nos molestan de los demás… pero esta orquídea me ha enseñado que es algo completamente diferente. Ser paciente, como lo es el jardinero, es disfrutar cada momento del trayecto. Es la felicidad de ver el primer brote y la felicidad de ver cómo crece cada día. Es la emoción de ver como de esa varita surge un botón y luego otro y otro. Y sí, claro, es también disfrutar cuando se abre la primera flor. Contemplar complacida como se cierra un ciclo, como las flores se marchitan y caen, sabiendo que la planta se regenera y que ese final dará paso a nuevos comienzos.

Y entonces yo me pregunto ¿Qué pasaría si pudiera ver a todas las personas como si fueran orquídeas? Tendría la certeza infinita de que aun cuando a veces solo pueda ver unas cuantas hojas verdes existe en su futuro la perfección y el maravilloso colorido de la flor. Me asombraría ante las que están plenamente florecidas reconociendo que su florecer llevo todo un proceso y no se gestó en un momento. Sabría sin duda, que no hay un minuto desperdiciado en la vida de cada quien que no lo lleve a cumplir con su plan Maestro, con su plan Divino.

Me reconozco yo también como tal y veo como cada una de mis decisiones me ha llevado a ser quien soy y como la suma de todas ellas dará como resultado que florezca una o varias veces dentro de mi vida. Esta lección de la orquídea me ayuda también a ser paciente conmigo misma y a darme cuenta de que cada cosa sucede en su momento. Así, si me tomo tres años iniciar este blog, hoy no me arrepiento por no haberlo hecho antes sino estoy feliz de hacerlo ahora.

Los que me conocen saben que soy esposa, mamá, amiga, hija, hermana… profesionalmente educadora, Guía Montessori, que he trabajado en el área de la Comunicación No Violenta de Marshall Rosenberg y ahora recientemente en el trabajo de Sanar tu Vida de Paul Ferrini.

Si este blog ha de tener algún orden, será precisamente que no tendrá ninguno. Mucho me tarde en iniciar planeando si lo haría sobre un tema o sobre otro, si publicaría cada semana o quincenalmente. Finalmente he decidido que será simplemente un compartir espontaneo de mi camino por esta vida. En veces compartiré lo que voy viviendo desde cada uno de mis diferentes roles personales o profesionales, sobre algún libro o película, compartiré en pocas palabras sobre situaciones que hayan tocado mi corazón.

No puedo terminar esta primer entrada de mi blog sin agradecer a cuatro amigas que desde hace tres años me han animado para que lo haga: A Gina Dewar que ha sido mi inspiración porque lleva ya más de tres años publicando su blog semanalmente, a Rocio Robles Serrano que siempre me ha motivado con sus comentarios a que escriba, a Ana Cristina Enríquez que más de una vez con toda paciencia me ha platicado de todo lo que se puede hacer a través de un blog y a Liliana Martínez que tiene años de ser mi amiga incondicional, apoyando cualquier cosa que emprenda… y a ti que por algún motivo hoy me estás leyendo… ¡GRACIAS!

Image

 

 

 

 

32 Comments

  1. Ana, ¡qué hermoso primer texto para iniciar un blog! Como tu orquídea, ésta es una hermosa flor que nos regalas a quienes tenemos años conociéndote y viéndote florecer en numerosas ocasiones. Este inicio es, sin duda, un reflejo de lo que eres tú, sin más pretensión alguna que compartir y dejar fluir esas ideas, pensamientos y sentimientos, que merecen la pena ser leídos. Te deseo que tu nuevo blog te llene de oportunidades, te enseñe nuevos caminos y le permita a gente que no ha tenido la suerte de conocerte tan de cerca, ver el maravilloso ser humano que eres. ¡Me siento muy orgullosa de este nuevo paso tuyo!

  2. Felicidades Anita!!!! Claaaaro que esperare paciente 😊 cada entrada que publiques. Me da muchísimo gusto que al fin se te haya llegado el tiempo de compartir tus vivencias. Te mando un abrazo y cuéntame ya como una de tus ávidas lectoras!!!

  3. Ana, quiero decirte q una de las cosas mas padres q me pasaron en el 2013 fue la experiencia de conocerte y tratarte. Eres una persona con una gran calidad humana y me de mucho gusto que realices tus proyectos. Gracias por tu ayuda y apoyo uncondicional en el trabajo y en Los grupos de estudio!!!

  4. Hola Ana, bonito bloc. Necesito respuesta a una interrogante que tengo. Esta semana tenía mis matas con sus orquídeas bellas y florecidas. Recibí a una persona en mi casa de un día para otro y las orquídeas así mismo se mearchitaon. Todas las flores de todas las matas. Quisiera saber si es que esa persona tendrá alguna mala vibra o energía negativa. No me exploco que pudo haber pasado. No las moví ni nada. Gracias. 😦

    • Hola Carolina!
      Primero que nada me gustaria comentarte que no soy experta en orquideas… Las tengo y me gustan 😊. En cuanto a lo que te paso me parece muy extraño ya que sus procesos de florecer como de que mueran las flores son bastante lentos… No tengo idea que lo puede haber causado! Si alguna vez encuentras la respuesta me gustaria saberla… Saludos!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s